Las Mercury 13 Pioneras en la exploración espacial

Publicado en Diciembre 1, 2023

En la década de los 60's, Estados Unidos se encontraba en plena carrera espacial con la Unión Soviética. Para ganar la carrera, el gobierno estadounidense necesitaba astronautas que fueran capaces de soportar los rigores del vuelo espacial.

En los años de la segunda guerra mundial, el gobierno contrató mujeres para realizar labores que los hombres dejaron. La Fuerza Aérea de Mujeres pilotos del servicio (WASP) fue una organización civil de pilotos de mujeres, fueron empleadas por el gobierno de los Estados Unidos como pilotos entrenadas que probaron aviones, trasbordaron aviones y entrenaron a otros pilotos. La piloto Jacqueline Cochran escribió a la primera dama, Eleanor Roosevelt, en 1939 para sugerir la idea de utilizar mujeres piloto en misiones que no fueran de combate. Estas mujeres fueron las primeras en mostrar su capacidad para volar.

Cuando la Unión Soviética lanzó el Sputnik, inició oficialmente la carrera espacial. El gobierno de Estados Unidos creó la NASA y se centraron en mandar a los primeros primeros astronautas al espacio.  Por orden del presidente se dictaminó que los astronautas fueran elegidos de los pilotos de pruebas del Departamento de Defensa de Estados Unidos. De 508 candidatos se decidió reducir el número de astronautas y se llegó solo siete después de realizarse una agotadora serie de pruebas físicas y psicológicas dirigidas por el Dr. Randolph Lovelace y el brigadier Donald Flickinger en la Clínica Lovelace y el Laboratorio Médico de la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson. Lovelace y Flickinger decidieron analizar si las mujeres podrían aprobar las mismas pruebas que las realizadas a los hombres.

Jerri Cobb, la primera astronauta

Para las pruebas eligieron a una primera candidata: Geraldyn M. "Jerrie" Cobb. La aviación era su gran pasión, desde muy joven (17 años) obtuvo su licencia de piloto privado y su licencia de piloto comercial en su cumpleaños número 18. Patrullaba oleoductos, fumigar cultivos y era instructora de vuelo. A la edad de 21 años, Cobb estaba entregando aviones militares a fuerzas aéreas extranjeras en todo el mundo. Pertenecía a las Ninety-Nines, la organización internacional de mujeres pilotos fundada por Amelia Earhart.

Jerri Cobb realizó las mismas pruebas físicas, psicológicas que los hombres astronautas realizaron, e incluso pudo obtener permiso para volar jets de reacción, en esa época las mujeres no podían volar este tipo de aviones. Todas las pruebas fueron aprobadas por ella y en algunas pruebas mucho mejor que los hombres.

Dr. Lovelace publicó los resultados de las pruebas entonces Jerri Cobb se volvió en una sensación mediática, los medios la empezaron a llamar "La primera astronauta" y "La astronauta Lady". 

Las Mercury 13

Después con la ayuda de Cobb, se junto a un grupo de mujeres pilotos para realizar las mismas, 12 se sumaron a Coob para realizar las pruebas. Entonces al grupo se les conoció como las Mercury 13.

Las Mercury 13 fueron: Jerrie Cobb, Rhea Hurrle, Jane Hart, Wally Funk, Jean Hixston, Myrtle Cagle Gene, Irene Leverton, Sara Lee Gorelick, Jan Dietrich, Marion Dietrich, Gene Nora Stumbough, Bernice Steadman y Geraldine Sloan. Las mujeres superaron todas las pruebas físicas y psicológicas pero el gobierno estadounidense nunca les permitió realizar las pruebas con jets de reacción impidiéndoles la posibilidad de volar al espacio. Jerri Cobb junto con Jane Hart protestaron en medios, haciendo marchas y hablando con políticos. 

Debido a las influencias de Hart que era esposa de un senador, consiguió una audiencia en el congreso donde apelaban a las ventajas y la importancia que las mujeres pudieran entrar al programa espacial. La audiencia en el congreso no tuvo éxito y la NASA que estaba dirigida por James Webb no estaba interesada en tener mujeres en el programa espacial. 

Las razones de esta decisión no están claras, pero se cree que fueron una combinación de sexismo y preocupaciones sobre la salud de las mujeres en el espacio. A pesar de no poder volar al espacio, las Mercury 13 fueron pioneras en la exploración espacial. Su historia inspiró a generaciones de mujeres y ayudó a cambiar las actitudes sobre las mujeres en la ciencia y la tecnología. 

El legado de las Mercury 13 es importante por varias razones. En primer lugar, demostraron que las mujeres son capaces de cumplir con los mismos requisitos físicos y psicológicos que los hombres para ser astronautas. En segundo lugar, ayudaron a cambiar las actitudes sobre las mujeres en la ciencia y la tecnología. En tercer lugar, inspiraron a generaciones de mujeres a perseguir sus sueños, incluso si parecen imposibles. En 2020, la NASA otorgó a las Mercury 13 la Medalla de Honor Espacial. Este reconocimiento fue un homenaje a su valentía y determinación, y un reconocimiento a su importante papel en la historia de la exploración espacial. 

Las Mercury 13 en la actualidad 
Hoy en día, solo quedan dos de las Mercury 13 con vida: Jerrie Cobb y Wally Funk. Cobb tiene 91 años y Funk tiene 90 años. Ambas mujeres siguen siendo activas en la promoción de la educación STEM y la igualdad de género. El 20 de julio de 2021, Wally Funk formó parte de la misión NS-16 de Blue Origin. Convirtiéndose en la persona de mayor edad y en la única participante de Mercury 13 que ha viajado al espacio.

Puedes conocer la historia de estas mujeres en el libro "Las astronautas olvidadas: Trece americanas que debieron llegar al espacio (Ocultura)" Puedes adquirirlo en esta liga.

También puedes ver el documental "Mercury 13" en Netflix

El legado de las Mercury 13 sigue siendo importante hoy en día. Ellas son un recordatorio de que las mujeres pueden lograr cualquier cosa que se propongan, incluso si las probabilidades están en su contra.

#mamaastrofisica

Suscríbase a nuestro boletín